Desde el principio, las feministas hemos defendido la belleza de lo bueno y la fealdad de lo malo. Safo lo decía con estas palabras: Sólo es hermoso el hermoso cuando alguien lo mira, mas si también bueno es, lo será de por vida.

Algunos negociantes de la marcha nocturna tratan de coaccionar a las chicas a que tengan ligues despreciativos con chicos machistas, unas relaciones feas, muy feas, a veces en un callejón bien sucio a la salida de una discoteca a las 5 de la mañana.

Algunas personas encuentran fama y remuneración haciéndoles el favor de tratar inútilmente de identificar la etiqueta feminista con la fealdad y contraria a la bondad y el amor que tanto elogió Safo. La fealdad de la primera imagen de este artículo es muy coherente con quienes la defienden, personas incapaces de valorar la belleza, personas que se erigen representantes del feminismo mientras van generando violencia.. y también algunas víctimas del discurso coercitivo que estas mismas personas imponen a las demás.

Las feministas nos basamos en la ciencia, tenemos sueños de amor (cada una a nuestro estilo) y respetamos que la fealdad se manifieste entre quienes la quieran.. lo más lejos posible de nosotras, gracias.

Quien ha conocido personas que han vivido relaciones de amor.. y quién ha conocido personas que han experimentado relaciones de desprecio… sabe perfectamente que decir que el amor romántico genera violencia es tan absurdo como decir que los chicos desean a la “chica de las 5 de la mañana”. Otra cosa es que quieran negarlo, ocultarlo, defender su negocio para hacer dinero criticando el “amor romántico” , que se nieguen a sí mismas la fealdad que las rodea o que quieran amargar la vida de las demás como ya amargaron la suya.

Sin embargo, la imagen 2 y la imagen 3 evocan belleza, personas que están disfrutando de un momento de felicidad. Quizás alguna persona, ha imaginado que representan parejas estables (monógama y para toda la vida), pero la imagen no dice que sea eso, ni tampoco que no lo sea…  Lo que sí refleja claramente es ese momento de amor y placer sin atisbo de desprecio.

Ante estas dos opciones… ¿Cuál es la bella? ¿Cuál es la feminista? ¿Tú con cuál sueñas? ¿Con cuál te gustaría que soñaran tus hermanas, tus hijas y tus alumnas?

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación