Profesionales de médicina han emitido una advertencia de que una de cada cinco mujeres embarazadas que reciben atención en una clínica central de Gaza está desnutrida. Esta tendencia preocupante surge en medio de cierres de hospitales vitales debido a la escasez de combustible y suministros médicos en la parte norte del territorio.

La Dra. Maram, médica principal en el Proyecto Esperanza, expresó su preocupación por el creciente número de casos de desnutrición aguda entre mujeres y niños que buscan ayuda. La organización reveló que durante las tres semanas previas al 24 de febrero, el 21% de las mujeres embarazadas tratadas en la clínica Deir al Balah estaban desnutridas, junto con uno de cada diez niños atendidos por profesionales médicos.

La Dra. Maram enfatizó, en The Guardian, la amenaza inminente del hambre a medida que las condiciones de vida apretadas exacerban la propagación de enfermedades infecciosas y la escasez de alimentos se intensifica. Ella expresó su preocupación personal sobre la posibilidad de no tener suficiente comida cada día, una preocupación compartida por los trabajadores de la salud que se esfuerzan por proporcionar ayuda en circunstancias cada vez más desesperadas.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación