Rochdale. Reino Unido

Un experto independiente en derechos humanos de la ONU que se enfoca en el tema enfatizó que el Reino Unido debe actuar decididamente para erradicar todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas, calificándola de “amenaza nacional”. Esta afirmación se produjo el miércoles cuando el experto concluyó una visita de 10 días al país.

La Relatora Especial Reem Alsalem destacó estadísticas alarmantes, afirmando que una mujer es asesinada por un hombre cada tres días en el Reino Unido, y una de cada cuatro mujeres experimentará alguna forma de violencia doméstica durante su vida.

En un resumen de sus hallazgos y observaciones preliminares, Alsalem señaló el patriarcado arraigado y el aumento de la misoginia en diversas esferas, negando a innumerables mujeres y niñas en el Reino Unido el derecho fundamental a vivir sin miedo o violencia.

Si bien reconoció el sólido marco legal del Reino Unido que promueve la igualdad de género, incluida la Ley de Igualdad de 2010, Alsalem señaló la necesidad de mejorar la traducción de las políticas en acciones tangibles. Elogió los esfuerzos de la nación en abordar diversas formas de violencia contra las mujeres y las niñas, instando a otros países a inspirarse en las iniciativas del Reino Unido.

Sin embargo, Alsalem también identificó desafíos que obstaculizan la plena realización del potencial legislativo y político del Reino Unido en la lucha contra la violencia contra las mujeres. Estos desafíos incluyen la desconexión entre las políticas y las obligaciones internacionales de derechos humanos, el discurso crítico sobre los derechos humanos, especialmente en lo que respecta a migrantes y refugiados, y el enfoque fragmentado para abordar la violencia masculina en diferentes regiones administrativas.

Alsalem propuso varias recomendaciones para superar estas brechas, incluida la consolidación de intervenciones legislativas y programáticas, el fortalecimiento de la responsabilidad gubernamental por discriminación y violencia contra las mujeres y las niñas, y la alineación de los esfuerzos con los compromisos de derechos humanos.

Expresando preocupación por las organizaciones de base y los proveedores de servicios de primera línea, Alsalem destacó su lucha para apoyar a las personas vulnerables que a menudo quedan fuera de los servicios estatutarios. Instó a las autoridades del Reino Unido a garantizar fondos estables y suficientes para estas organizaciones, enfatizando el papel crítico que desempeñan en la lucha contra la violencia de género.

Alsalem, la Relatora Especial de la ONU sobre la violencia contra las mujeres y las niñas, opera de manera independiente bajo el mandato del Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Estos expertos independientes no son personal de la ONU y no reciben compensación por su trabajo.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación