Una investigación sugiere que las mujeres experimentan mayores beneficios que los hombres con la misma cantidad de ejercicio regular cuando se trata de evitar una muerte prematura.

Según el NHS (servicio de salud deReino Unido), tanto hombres como mujeres de 19 a 64 años deberían acumular al menos 150 minutos de ejercicio moderado, o 75 minutos de ejercicio vigoroso a la semana, con actividades que fortalezcan los músculos al menos dos veces por semana.

Sin embargo, estudios han demostrado que las niñas y mujeres tienden a hacer menos actividad física que los niños y hombres.

Ahora, la investigación sugiere que hombres y mujeres no obtienen los mismos beneficios de los mismos niveles de actividad física.

Las personas que concentran el ejercicio de la semana en dos días aún obtienen beneficios para el corazón. “Nuestro estudio no sugiere que las mujeres deberían hacer menos ejercicio, sino que anima a las mujeres que podrían no estar haciendo suficiente ejercicio por diversas razones, que incluso cantidades relativamente pequeñas de ejercicio pueden proporcionar beneficios significativos”, dijo en The Guardian el Dr. Hongwei Ji, coautor del estudio del Hospital Afiliado de la Universidad de Qingdao.

Ji y sus colegas informan cómo estudiaron a 412,413 participantes sin problemas de salud subyacentes, reclutados entre 1997 y 2017. Para finales de diciembre de 2019, 39,935 habían fallecido, de los cuales 11,670 fueron muertes cardiovasculares.

Durante el estudio, los participantes participaron en encuestas de salud, que incluían preguntas sobre ejercicio.

Los resultados revelan que una mayor proporción de hombres realizaba actividad física regular y ejercicios de fortalecimiento que mujeres.

Sin embargo, aunque el ejercicio se asociaba con un menor riesgo de muerte prematura tanto para hombres como para mujeres, incluidos los eventos cardiovasculares, los beneficios eran mayores para estas últimas.

Entre otros resultados, el equipo encontró que 140 minutos de ejercicio moderado a la semana reducían el riesgo de muerte prematura de las mujeres por cualquier causa en un 18% en comparación con la inactividad. En contraste, los hombres necesitaban 300 minutos de ejercicio moderado a la semana para obtener una ganancia similar.

La reducción del riesgo aumentó con el tiempo dedicado al ejercicio para hombres y mujeres, hasta aproximadamente 300 minutos de actividad moderada a la semana, momento en el que se estabilizó. A este nivel, las mujeres tenían un riesgo de muerte prematura por cualquier causa un 24% menor en comparación con la inactividad.

“El umbral de 300 minutos es donde observamos los mayores beneficios, pero diferencias estadísticamente significativas entre sexos emergen incluso con dosis más pequeñas”, dijo Ji.

Sin embargo, el equipo advierte que el estudio se basa en ejercicio autoinformado y no incluyó actividad física asociada con actividades domésticas.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación