Ayer fue San Valentín y esta semana queremos hablar de amor en esta sección. Así que queremos aprovechar este espacio para reflexionar sobre la importancia que tienen las canciones de amor para hacernos mejores personas y con sueños más bonitos. Y también queremos hablar de cómo estas canciones acaban siendo las más exitosas y las que más gente escucha. 

Coincidiendo con el debate público sobre la canción de Eurovisión de España de este año, voy a analizar un poco la historia del Festival aportando algunas informaciones interesantes para que veamos qué canciones son más recordadas y qué temáticas abordaban.  Por ejemplo, uno de los primeros recuerdos que tengo de pequeño es viendo el Festival por la televisión sonando la canción Lady, Lady de España¸ que quedó tercera. En ella podíamos escuchar frases como: su vida transcurrió en nubes de algodón, en sueños de papel en busca de su amor. Más adelante, de adolescente, recuerdo el impacto que generó Bailar Pegados de Sergio Dalma. La canción quedó cuarta, estuvo apunto de ganar y en ella encontramos estrofas que dicen: Abrazadísimos los dos, acariciándonos, sintiéndonos la piel, nuestra balada va a sonar, vamos a probar, probar el arte de volar

En el año 1999 ganó el Festival Suecia con mucha diferencia, con una canción alegre y que emanaba amor por todas partes:  Take me to your heaven hold on to a dream, take me to your heaven, when my nights are cold and lonely, flying high together, on a journey to the stars, won’t you take me to your heaven to your heart? Dos años después, España envío la canción Dile que la quiero y quedó en unas de las mejores posiciones de los últimos años. Una de las partes de la canción decía: Si la ves recuérdale que tiene de par en par las puertas de mi corazón.

Eurovisión tiene también canciones icónicas que han ganado y han abordado el amor como eje central. En el año 1974, ABBA triunfó en todo el mundo con una de las canciones más escuchadas: Waterloo, en la que se indicaba: Promise to love you forevermore. Más recientemente, en el año 2017, Portugal se llevaba el título con una de las mayores puntuaciones de la historia con Amar pelos dois en cuyas estrofas encontrábamos la frase: Eu sei que não se ama sozinho [Sé que no puedes amar sólo]. 

El amor en las canciones ha sido un clásico a lo largo de la historia siendo un tema que ha calado profundamente en la vida de las personas. Que haya tenido tanto impacto con el transcurso de los años no es ninguna casualidad. Además, es realmente transformador observar que ese interés está cargado de elementos bonitos que normalmente nos dan ganas de vivir intensamente. De modo que esperamos que este año el amor se vuelva a apoderar del Festival de Eurovisión. 




Tags:
Secciones: Culturas subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación