Envato

La embajadora de la Unión Europea en Montenegro, Oana Cristina Popa, destacó la persistente discriminación a la que se enfrenta la comunidad gitana en Montenegro, subrayando especialmente los múltiples retos que experimentan las niñas y mujeres gitanas en diversos aspectos de la vida. En su intervención en la conferencia de prensa titulada “La posición de las niñas y las mujeres en las comunidades gitanas y egipcia”, organizada por el Centro de Periodismo de Investigación de la Casa de Europa, Popa habló de la iniciativa de la UE para 2020 de un nuevo marco estratégico para el pueblo gitano destinado a promover la igualdad, la inclusión y la participación.

Popa esbozó los objetivos específicos fijados para 2030, entre ellos reducir a la mitad las diferencias en materia de empleo y educación infantil dentro de la comunidad romaní. Hizo hincapié en que Montenegro se ha comprometido con estos objetivos como parte de su programa de adhesión, supervisado de cerca y apoyado financieramente por la UE a través de iniciativas como el Plan Operativo para el Empleo y las Políticas Sociales y la Educación Inclusiva.

Además, Popa destacó la importancia de los mediadores sanitarios gitanos, introducidos a través de proyectos financiados por la UE. En la rueda de prensa también se proyectó el documental “Desprotegidos”, que revela la dura realidad a la que se enfrentan las niñas y mujeres de las comunidades gitanas. Milka Tadić-Mijović, del Centro de Periodismo de Investigación, describió las terribles condiciones encontradas durante el rodaje del documental, como la pobreza, la falta de tratamiento médico y las limitadas oportunidades educativas.

Fana Delija, representante del Centro de Iniciativas Romaníes, llamó la atención sobre la cuestión de los matrimonios concertados, equiparándolos a la trata de seres humanos, e instó al parlamento a elevar la edad mínima para contraer matrimonio a los 18 años. Delija hizo hincapié en la difícil situación de los niños que viven en la calle, que no sólo mendigan sino que también sufren diversas formas de abuso, incluido el sexual.

Citando estadísticas alarmantes, Delija reveló que el 17% de las mujeres gitanas y egipcias contraen matrimonio antes de los quince años, y más del 30% antes de los dieciocho. Srđan Pavićević, vicepresidente del Gobierno para Trabajo, Educación, Sanidad y Asuntos Sociales, destacó los problemas subsiguientes derivados del déficit educativo, ya que el 90% de esta población completa parcialmente o no completa la escuela primaria. Pavićević caracterizó esta situación como un círculo vicioso, en el que los matrimonios precoces perpetúan el ciclo, llevando a miles de niñas menores de edad a dar a luz en la última década.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación