Fei-Fei Li. Wikipedia

Desde la Universidad de Stanford, Fei-Fei Li, nacida en Pequín en 1976, lidera investigaciones sobre la Inteligencia Artificial y sus extraordinarias capacidades. Pronto tendremos la IA en todas partes, en cada empresa y en cada vida, nos dice a través de una entrevista publicada en el semanario El Temps. 

Reconoce, al mismo tiempo, que esta tecnología todavía no es perfecta, que en ocasiones tiene alucinaciones. Un defecto que puede acarrear malas consecuencias para personas, empresas o gobiernos. Por este motivo, en Stanford ha sido creado el Institut Human-Centered Artificial Intelligence, atento a la evolución de una tecnología revolucionaria que lo mismo podría usarse en favor de la Humanidad como en contra.

La IA puede ayudar a la medicina en los diagnósticos, a las empresas farmacéuticas en nuevos descubrimientos, a los enfermos en su curación. Por lo demás, la política no puede dejar esta tecnología en manos de las multinacionales en exclusiva. El Estado debe invertir masivamente en la IA para evitar que el futuro de los seres humanos quede en manos del sector privado. Sin embargo, entrenar y desarrollar los modelos de IA resulta muy caro, dificultando la financiación pública, tan necesaria para generar confianza a través de regulaciones estatales en todos los ámbitos en que la IA esté en juego.

En el laboratorio de Fei-Fei Li se trabaja en especial en robots que puedan adaptarse para interactuar mejor con las personas en todas las esferas. El objetivo es desarrollar una inteligencia que entienda el lenguaje, las emociones, las intenciones y el comportamiento de las personas. ¡Ni más ni menos!… La Inteligencia Artificial es una recién nacida, y estudiosas como Fei-Fei Li son las que pueden hacer que su crecimiento nos sea beneficioso en lugar de nocivo.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación