Este verano, la Ley AB 1013 transformará la seguridad en bares y clubes de California al exigir la disponibilidad de kits de prueba de bebidas a partir del 1° de julio de 2024. Impulsada por el asambleísta Josh Lowenthal, propietario de un bar en Long Beach, la medida tiene como objetivo prevenir agresiones sexuales al permitir a los clientes detectar sustancias sospechosas en sus tragos.

Los kits, asequibles y disponibles en línea, contienen tiras, etiquetas o pajitas que identifican drogas como la ketamina o el GHB. Aunque la ley no impone la gratuidad de los kits, se espera que los establecimientos se sumen para promover entornos más seguros.Lowenthal busca expandir la iniciativa a otros lugares, abordando la crisis de agresión sexual en todo el estado de California.

Aunque la medida puede ayudar en la detección, para generar una mayor reducción e incluso erradicación de la violencia sexual, es necesario aplicar desde las evidencias científicas de impacto social las acciones a realizar, por ejemplo promover el modelo dialógico de prevención, redes de upstanders, erradicación de la violencia de género aisladora, solo así se podrá construir un espacio más seguro que depende principalmente de las actitudes de las personas,  solo se eliminará si este compartimiento se ve como lo que es rídiculo.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación