Las enfermedades cardiovasculares son una de las principales causas de mortalidad en todo el mundo y con frecuencia conducen a lesiones cardíacas y a la pérdida de miles de millones de células. En las últimas décadas, la ciencia ha demostrado que estas células pueden ser regeneradas de manera significativa en mamíferos, y la investigación Oxytocin promotes epicardial cell activation and heart regeneration after cardiac injury, publicada en la revista científica ‘Frontiers in Cell and Developmental Biology’, revela por primera vez cómo la oxitocina en concreto puede inducir la reprogramación celular y la regeneración del corazón lesionado de mamíferos y peces cebra, un hallazgo que podría contribuir a avances para el tratamiento de lesiones cardíacas en personas.

La oxitocina es conocida por su papel en situaciones sociales de afecto y bienestar socioemocional, y este estudio demuestra que puede ser vital para reparar el daño causado por un ataque cardíaco estimulando la activación de células que pueden sustituir a las células cardíacas perdidas después de sufrir un daño, lo que amplía enormemente el potencial regenerativo del corazón. Aunque se precisa de más estudios en esta línea, la ciencia continúa avanzando en la demostración de la intuición de que los entornos placenteros y los vínculos sociales de calidad pueden favorecer la recuperación de enfermedades e incluso prevenirlas. Este trabajo sugiere que hay más potencial de regeneración en humanos de lo que creemos y que las relaciones de calidad pueden promover que tengamos vidas más largas, plenas y saludables; por lo que, tal y como publicaba la Agencia SINC en una entrevista a uno de los investigadores de este estudio, “la idea del amor y el placer como bálsamo para curar el corazón es algo más que una figura poética”.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación