Unsplash

Con el aumento del uso de tecnologías de realidad virtual y aumentada, también surge la necesidad de plantear y dialogar sobre cómo pueden afectar en esos espacios algunos de los problemas presentes en la sociedad hoy en día, como es el caso del acoso y la violencia sexual. Recientemente la policía británica lanzó una investigación sobre una presunta violación en el metaverso.

La víctima es presuntamente menor de 16 años, y según Euronews, quedó traumatizada cuando un grupo de avatares desconocidos atacó sexualmente al suyo. Al ser una realidad poco explorada por el momento, las autoridades británicas temen que, como no ha habido contacto físico en ningún momento, no se pueda procesar el caso siguiendo las leyes actuales sobre el acoso sexual. 

La sociedad avanza y mejora gracias a la ciencia, y para poder ofrecer respuestas y soluciones a este tipo de problemas, ya sea en el mundo “real” como en el virtual, se necesitan evidencias científicas de impacto social, a las que el feminismo ya está haciendo grandes aportaciones.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación