Trace of Soul 2016. Wikipedia

Alcanzar la igualdad de género pasa por la erradicación de la violencia contra las mujeres. Ambos son objetivos fundamentales en la búsqueda de sociedades justas e inclusivas. En Bosnia y Herzegovina (BiH), una iniciativa valiente está dando pasos significativos hacia la consecución de estos objetivos, centrándose en el involucramiento comunitario y contando con la colaboración de ONU Mujeres BiH  con apoyo de Suecia.

En los últimos tiempos, BiH ha experimentado desafíos significativos en términos de igualdad de género y violencia contra las mujeres. La discriminación por razón de género persiste y limita las oportunidades para mujeres y niñas. La violencia de género sigue siendo un problema alarmante, con consecuencias devastadoras para las víctimas y la sociedad en general.

En este marco surge la iniciativa de Involucramiento Comunitario liderada por el gobierno en colaboración con ONU Mujeres y respaldada por Suecia, centrada como su nombre indica en la participación activa de la comunidad en la prevención de la violencia contra las mujeres. 

Este proyecto se desarrolla a través de la educación y sensibilización mediante programas educativos en las escuelas y comunidades que buscan concienciar sobre la idea de que todas las personas tienen derecho a una vida plena libre de violencia. En segundo lugar la capacitación de líderes comunitarios como por ejemplo aquellas personas que se encuentran al frente de las comunidades religiosas, para que actúen como motor de cambio allí donde ejercen influencia. Estas personas desempeñan un papel crucial al abogar por la creación de entornos seguros para todas las personas y la prevención de la violencia de género. Por último, un tercer eje se desarrollaría a través del lanzamiento de campañas de concienciación a nivel nacional para sensibilizar al público sobre la importancia de la erradicación de la violencia contra las mujeres que buscan construir un diálogo abierto y constructivo con la sociedad.

ONU Mujeres ofrece a la iniciativa acceso a recursos y conocimientos basados en la evidencia. Por otro lado, Suecia brinda el apoyo financiero y técnico necesario para impulsar la implementación, no sólo de éste sino de muchos otros programas y proyectos a lo largo del tiempo.

La iniciativa ha logrado avances significativos pero los desafíos persisten, el camino hacia la eliminación de la violencia contra las mujeres y las niñas es largo pero la evidencia científica e iniciativas así demuestran que el cambio es posible cuando la comunidad, las organizaciones internacionales y los gobiernos trabajan juntos por un objetivo común. Lo ideal sería que todas aquellas iniciativas cuyo objetivo es la prevención de la violencia que tienen un enfoque comunitario inspiren y guíen esfuerzos similares en todo el mundo, creando un impacto duradero y significativo.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación