El acoso sexual es frecuente en los entornos militares y depende del entorno laboral. Pocos estudios han investigado esta cuestión en entornos militares no estadounidenses ni han examinado cómo los factores contextuales e individuales relacionados con el Trauma Sexual Militar (TSM) varían en función del género. Este studio, From sexual harassment to sexual assault: Prevalence and correlates of sexual trauma in the French military, se basa en una encuesta nacional sobre sexualidad en el ejército francés que incluyó a 1268 militares hombres y 232 militares mujeres. 

A nivel metodológico, para el estudio se examinaron: (a) cuatro factores de estrés sexual (comentarios sexuales repetidos, coacción sexual, atención sexual verbal no deseada repetida y agresión sexual); (b) dos medidas combinadas de acoso sexual verbal (comentarios, atención no deseada); y c) el trauma sexual militar (todas las formas). Se realizaron regresiones logísticas multivariantes para identificar factores contextuales e individuales relacionados con estos resultados.

Para los resultados, las autoras y autores de este estudio afirman que, el 36,7% de las mujeres y el 17,5% de los hombres experimentaron TSM en el último año; y el 12,6% y el 3,5% respectivamente declararon agresión sexual. Los factores asociados al acoso sexual verbal diferían de los relacionados con la agresión sexual. Las probabilidades de acoso sexual verbal eran elevadas entre los hombres que tenían relaciones sexuales con hombres (OR = 3,5) y entre las mujeres oficiales (OR = 4,6), mientras que las probabilidades de agresión sexual eran elevadas entre los hombres menores de 25 años (OR = 3,5) y las mujeres con menos de un diploma de enseñanza secundaria (OR = 10,9). 

Para más resultados, el estudio afirma que, las probabilidades de agresión sexual aumentaban entre un 20% y un 80% cuando los hombres trabajaban en unidades con mayor representación femenina, mayor prevalencia de TSM (comentarios sexuales, o agresión sexual, coacción, atención no deseada repetida) y menor aceptación de las mujeres en la milicia. Las probabilidades de agresión sexual también aumentaron un 70% entre los hombres que trabajaban en unidades con mayor representación femenina y mayor prevalencia de opresión sexual. Las probabilidades de agresión sexual contra las mujeres eran especialmente altas (OR = 5,7) en unidades con una alta prevalencia de agresión sexual, coacción o atención no deseada repetida.

Como conclusión, los autores y autoras del estudio afirman que, el Trauma Sexual Militar es frecuente en el ejército francés, y las mujeres lo sufren de forma más grave que los hombres. Estos resultados exigen una acción programática para reducir los factores del lugar de trabajo relacionados con el acoso sexual verbal y la agresión sexual en el ejército francés. También se necesitan más estudios y más consciencia sobre los factores contextuales y la importancia de un lugar de trabajo favorable. 

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación