La primera semana de enero, la gobernadora de Nueva York ha propuesto ofrecer a mujeres embarazadas 40 horas de baja remuneradas para poder ir a las citas médicas prenatales.

En información de Reuters, esta propuesta se presentará en la legislatura estatal, y si se aprobase, Nueva York se convertiría en el primer estado de Estados Unidos en ofrecer esta baja.

La propuesta parte de un plan de seis puntos (algunos de ellos son la disminución de cesarías, ofrecer servicios de salud mental a las madres, eliminar los copagos, entre otros), en el que el objetivo es mejorar la salud materna y neonatal. Con esta, se pretende transformar los terribles datos de mortalidad materna en Estados Unidos, que según el informe de los Centros para el Control y la Prevención de enfermedades, mostró que las tasas de mortalidad materna aumentaron a 32,9 muertes por cada 100.000 en comparación al 23, 8 de 2020 (la tasa de mujeres negras es de 69,9). La mortalidad infantil también aumentó el 3% de 2021 a 2022 (el primer aumento anual en 20 años).

En palabras de la gobernadora, ninguna mujer debería morir innecesariamente en un país donde se tienen los medios para evitarlo. Esta baja, será de especial ayuda para las mujeres con una situación económica más precaria que no se pueden permitir pedir días libres para poder asistir a las citas médicas.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación