El año que ayer estrenamos comienza  con tareas para la comunidad internacional, como por ejemplo la de de llevar a cabo una mayor inversión, tras conocerse hace unos meses un Informe en el que se refleja la grave falta de financiación en materia de prevención de la violencia de género que sigue siendo una de las violaciones de derechos humanos más generalizadas y persistentes en todo el mundo. Ante este desafío, ONU Mujeres ha emitido un enérgico llamado a la acción, instando a inversiones firmes para poner fin a esta problemática, tras la revelación de un informe que destaca la alarmante falta de financiación en materia de prevención.

El informe, difundido por ONU Mujeres, arroja luz sobre la insuficiente inversión destinada a abordar y prevenir la violencia de género en diversas regiones del planeta. Este hallazgo crítico llevó en su momento a la organización a hacer un urgente llamado a los gobiernos, organizaciones internacionales, sector privado y sociedad civil para que incrementen significativamente sus inversiones y compromisos en esta área crucial.

La falta de recursos financieros en la prevención de la violencia de género no sólo obstaculiza la capacidad de abordar eficazmente esta crisis global, sino que también tiene consecuencias devastadoras para las víctimas y supervivientes. El informe revela que muchos programas de prevención carecen de la financiación adecuada, lo que limita su alcance y eficacia. 

La Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, Sima Bahous, expresó su profunda preocupación por la brecha financiera y sus impactos negativos en la lucha contra la violencia de género. No podemos subestimar la magnitud de este desafío ni la necesidad urgente de recursos financieros sólidos para impulsar programas de prevención eficaces. La violencia de género no es solo un problema de las mujeres; es una cuestión que afecta a toda la sociedad. Necesitamos inversiones firmes para transformar este panorama y garantizar un futuro libre de violencia para todas las personas.

El llamado de ONU Mujeres va más allá de señalar la falta de financiación; es un llamado a la acción global. La organización insta a los gobiernos a asignar presupuestos adecuados y sostenibles para programas de prevención, así como a fortalecer y hacer cumplir las leyes que protegen a las víctimas de violencia de género. Así mismo, hace un llamamiento a la comunidad internacional y al sector privado a contribuir financieramente y a participar activamente en la promoción de una cultura de respeto y equidad.

La campaña de ONU Mujeres, respaldada por este informe revelador, busca sensibilizar a la sociedad sobre la urgencia de actuar y movilizar recursos significativos para prevenir y abordar la violencia de género. Con eventos, colaboraciones y campañas de concienciación planificadas a nivel mundial, la organización busca involucrar a todos los sectores de la sociedad en este esfuerzo conjunto.

La violencia de género no puede abordarse de manera efectiva sin una financiación adecuada y un compromiso firme. El informe de ONU Mujeres destaca la necesidad urgente de inversión en programas de prevención y resalta las consecuencias devastadoras de la falta de recursos. Es imperativo que los líderes mundiales, las instituciones financieras, el sector privado y la sociedad en su conjunto se unan para poner fin a la violencia de género y crear un mundo en el que todas las personas vivan libres de temor y violencia.  Pero ante todo, lo más importante, es que la inversión se dedique en aquellas acciones basadas en evidencias científicas de impacto social, es decir aquellas que sí han dado resultado en prevenir la violencia de género.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación