Uganda. Envato

En el segmento inicial de una serie de dos partes, Angela Muhindo compartió sus experiencias con ONU Mujeres antes de los 16 Días de Activismo contra la Violencia de Género, que se celebran anualmente del 25 de noviembre al 10 de diciembre, Día de los Derechos Humanos.

Reflexionando sobre su crianza en Kasese, Uganda, la Sra. Muhindo, que ha vivido con una discapacidad física desde su infancia, expresó: “Mi vida ha estado marcada por un dolor constante”. Destacó la mayor vulnerabilidad de las mujeres discapacitadas en su comunidad, donde los desequilibrios de género existentes las hacen más susceptibles a la explotación. A lo largo de su vida, se enfrentó a la violencia, la exclusión y tuvo dificultades para acceder a la educación, el empleo y la atención sanitaria.

En todo el mundo, las mujeres y las niñas con discapacidad tienen al menos dos o tres veces más probabilidades de sufrir violencia que las demás. La Sra. Muhindo destacó las ideas erróneas de la sociedad que perpetúan los estereotipos, como la creencia de que las personas con discapacidad no pueden casarse ni tener hijos, lo que conduce a una estigmatización duradera.

Su vida dio un giro desafiante durante una disputa por la herencia tras el fallecimiento de sus padres. Amenazada e intimidada por sus familiares varones, se vio impotente para hacer valer sus derechos. Las disputas por la tierra, un desencadenante habitual de la violencia de género en Uganda, agravaron su situación.

Decidida a comprender sus derechos, la Sra. Muhindo asistió a un curso de formación apoyado por la Iniciativa Spotlight, facilitado por la Unión Nacional de Mujeres con Discapacidad de Uganda a través de ONU Mujeres. Empoderada por los nuevos conocimientos sobre los derechos de sucesión, se enfrentó valientemente a sus familiares, consiguiendo finalmente la tierra a su nombre tras un año de lucha.

La Sra. Muhindo disfruta ahora de un hogar seguro, del sustento de sus cosechas y de independencia financiera. Defiende a las mujeres, en particular a las discapacitadas, y habla contra la violencia de género en una emisora de radio local.

La Iniciativa Spotlight se esfuerza por eliminar la violencia contra las mujeres y las niñas a través de una programación integral, abordando factores clave como las reformas legales, el fortalecimiento institucional, la promoción de normas equitativas de género y la mejora de los servicios esenciales para las supervivientes.

El viaje de la Sra. Muhindo encarna el empoderamiento que busca el ODS 5, trabajando para acabar con la discriminación y la violencia contra las mujeres y las niñas, eliminando las prácticas nocivas, promoviendo la igualdad de género, garantizando la participación en la vida pública y asegurando el acceso universal a la atención sanitaria sexual y reproductiva.

A nivel mundial, se están desafiando las actitudes discriminatorias a través de programas comunitarios sobre los derechos de las mujeres, con casi 300.000 personas en Uganda que se han beneficiado del apoyo de la Iniciativa Spotlight desde 2019. Los cambios legislativos, como el proyecto de ley de sucesión (enmienda) de Uganda en marzo de 2021, que reconoce la igualdad de derechos de propiedad de la tierra para las mujeres, son indicativos de progreso. La Sra. Muhindo concluyó: “Antes me sentía incómoda hablando, pero después de la formación, me sentí empoderada”.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación