Esta investigación parte del movimiento #Metoo que también supuso el empoderamiento de las mujeres negras frente al acoso sexual que recibían. Muchas de las investigaciones que se han encontrado están centradas en contextos adultos (universidad, lugar de trabajo, etc.) pero existen menos centrados en el acoso sexual durante la adolescencia en los centros educativos.

Concretamente se investiga sobre chicas adolescentes y negras, ya que la literatura muestra que las chicas negras declaran mayores niveles de acoso físico que las chicas blandas y también es menos probable que el personal escolar responda a las denuncias de acoso de estas chicas negras.

A partir de esta revisión de la literatura la investigación responde a las preguntas sobre: ¿Qué tipo de acoso sexual viven las chicas negras en educación secundaria? ¿Cómo responden a este acoso?¿Cómo responde el profesorado a las denuncias de este acoso?

Se entrevistaron a 9 chicas de entre 11 y 13 años que se identificaban como negras o afroamericanas.

En todos los casos se afirmó que habían sufrido, de forma habitual, acoso sexual tanto verbal como físico por parte de compañeros en el mismo centro educativo. Al mismo tiempo afirmaban que el profesorado no actuaba frente a las denuncias de las alumnas, incluso recomendándoles que aceptasen la situación o haciendo bromas.

Las recomendaciones apuntan a la necesidad de crear espacios seguros para las chicas negras en los centros educativos con unos protocolos claros que contribuyan a la sensibilización de toda la comunidad educativa.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación