Policía de Sudáfrica. Wikipedia

La prevalencia de la violencia contra las mujeres y las niñas en Sudáfrica se encuentra entre las más altas del mundo, y las estadísticas oficiales indican que una de cada cinco mujeres que mantienen una relación ha sufrido violencia física por parte de su pareja como informa ONU Mujeres. Muchas otras se han enfrentado a diversas formas de violencia, ya sea por parte de conocidos o de extraños. Un reto importante a la hora de abordar este problema es que no se denuncian todos los casos de malos tratos, a menudo debido a la indecisión de las víctimas por la preocupación de que los agentes de la ley no tengan la formación adecuada para tratar la violencia de género. Existe el temor de que los agentes se muestren desdeñosos o insensibles ante sus situaciones.

Ella Mangisa, directora ejecutiva del grupo local de defensa de los derechos de la mujer Ilitha Labantu, destacó las quejas por malos tratos en las comisarías, donde se instaba a las víctimas a reconciliarse con sus agresores o se les decía que eran asuntos personales que debían resolver. Reconociendo la necesidad de una solución integral, Ilitha Labantu se asoció con ONU Mujeres, con el apoyo del gobierno de Irlanda, la Fundación Elma y Pan del Mundo, para lanzar un programa en 2021. Esta iniciativa pretendía colaborar con el Servicio de Policía Sudafricano (SAPS) para inculcar un enfoque centrado en las supervivientes a través de la formación de los agentes.

La formación abarca diversos temas, como la definición de género, la promoción de la sensibilidad de género, el tratamiento de las normas sociales perjudiciales, la explicación de los recursos y procedimientos legales, la aclaración del papel del SAPS y la orientación de los oficiales sobre el trabajo con las supervivientes de la violencia y la prestación de asesoramiento básico. Aleta Miller, representante de la Oficina Multipaís de ONU Mujeres en Sudáfrica, subrayó la necesidad de un enfoque social holístico para reducir la violencia contra las mujeres en Sudáfrica.

El SAPS adoptó el programa y lo puso en práctica en 75 comisarías de policía de Cape Metro y Cape Winelands, en la provincia de Cabo Occidental. Sesenta y seis agentes se graduaron el 1 de diciembre de 2023, tras haber completado todos los módulos de formación. Ilitha Labantu planea ampliar el programa a todo el país, implicando a otras organizaciones con experiencia diversa y con el objetivo de integrar el contenido de la formación en los planes de estudio de las academias de policía.

Los participantes, como el sargento Rudolf Valentyn, señalaron las valiosas herramientas adquiridas para tratar la violencia de género, haciendo hincapié en la importancia de la sensibilidad de género y de escuchar sin juzgar. Los resultados positivos incluyen una reducción de las quejas sobre las comisarías, un aumento de las remisiones de la policía a Ilitha Labantu y una mejora del entorno de las salas de apoyo a las víctimas. El programa ha reforzado la relación entre el SAPS y las comunidades, creando capacidad y sensibilidad para combatir la violencia contra las mujeres y las niñas. Agentes como el sargento Petrodene Pietersen elogiaron el impacto empoderador del programa, previendo beneficios para los agentes, las víctimas, las familias y la comunidad en general.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación