Las sociedades necesitan de la ciencia y la investigación científica para su avance y comprensión del mundo que nos rodea. La UNESCO ha reconocido su importancia a través de su Recomendación sobre Ciencia y personas Investigadoras Científicas en la que aborda diferentes cuestiones sensibles y urgentes, como también lo es la violencia de género. 

Sin embargo, la comunidad científica y la Academia no están exentas de sufrir violencia de género pues se trata de un problema global que afecta a personas de todas las edades, condiciones sociales y económicas, contextos, etnias y/o culturas. La violencia contra las mujeres en estos entornos puede manifestarse de diversas formas; desde el acoso sexual hasta la discriminación laboral. Su erradicación también en estos espacios es un objetivo fundamental para construir sociedades más justas y equitativas.

En su Recomendación, UNESCO aborda la promoción de la libertad de investigación, el acceso equitativo a la ciencia y la cooperación internacional en el ámbito científico. Estos aspectos deben ir de la mano con un compromiso firme que apueste por la prevención. En relación con esto último la Recomendación insiste sobre la necesidad de crear entornos seguros de tolerancia 0 al acoso y libres de discriminación. Otro de los puntos sobre los que la Organización insiste es en que se deben establecer y cumplir los protocolos para abordar y prevenir la violencia de género como una parte esencial para garantizar un entorno de trabajo saludable e igualitario.

La cooperación internacional también puede desempeñar, según UNESCO, un papel clave en la lucha contra la violencia de género en la ciencia. Facilitar el intercambio de buenas prácticas y la implementación de políticas eficaces en diferentes países puede contribuir significativamente a crear una comunidad científica global más justa e inclusiva. 

En conclusión, se trata de una oportunidad más para hacer frente a la violencia de género en el ámbito científico. La igualdad real de oportunidades sin distinción de género pasa por la construcción de entornos laborales libres de violencia y seguros, en los que hay tolerancia 0 y se hace frente a la misma cuando es necesario sin ocultarla o revictimizar más a quien la sufre, para que puedan continuar sus carreras con éxito. Un mundo científico en donde todas las mentes, independientemente del género, puedan contribuir plenamente al avance del conocimiento y la sociedad. 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación