A pesar de enfrentar demandas por dispositivos similares, Amazon comercializa cámaras espía camufladas como perchas en su plataforma. Un juez estadounidense determinó que el gigante del comercio electrónico debe enfrentar un caso presentado por una mujer que afirma haber sido grabada en el baño con una cámara oculta adquirida en Amazon.

La demandante, una estudiante de intercambio y aspirante a actriz, sostiene que fue registrada secretamente en un baño en West Virginia cuando era menor de edad. La demanda busca daños punitivos contra Amazon, alegando que la empresa era consciente del uso previsible de la cámara.

Personas expertas entrevistadas por la BBC, advierten que el uso indebido de estas cámaras podría infringir leyes de algunos países, como es el caso del Reino Unido, como acoso, protección infantil, voyeurismo y derechos humanos.

La norma es clara, en el caso de Europa por la Protección de Datos Personales, no es posible grabar a ninguna persona sin su consentimiento explícito, no solo la grabación en sí, sino también el consentimiento del uso que se hará de ella.  Tal y como se apunta, las víctimas de estas grabaciones ocultas suelen ser mujeres y chicas menores, por eso más allá de la violación de la privacidad, es una cuestión de acoso sexual 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación