El aprendizaje dialógico ha demostrado su solidez a través de múltiples investigaciones científicas que constatan la mejora de resultados y la transformación social en la enseñanza universitaria y en muchos otros ámbitos y contextos en los que se aplica. También se ha documentado el impacto del paso de los actos del habla a los actos comunicativos, que tienen en cuenta tanto la comunicación verbal como la comunicación no verbal: la mirada, el tono de voz, el lenguaje corporal, el contexto en el que se produce la interacción, la jerarquía entre personas, las relaciones de poder… constituyendo un nuevo desarrollo teórico que ha potenciado el avance en diversos ámbitos educativos y sociales.

El estudio Dialogic Teaching beyond words , publicado en la revista científica ‘Multidisciplinary Journal of Educational Research’, es el primero que se realiza con el objetivo de constatar la influencia que tienen en el aprendizaje los actos comunicativos más allá del habla. Este estudio se realizó a través de la Metodología Comunicativa, que incluyó una observación participante de dos seminarios híbridos sincrónicos del Programa de Maestría en Educación de Personas Adultas y un análisis documental de todas las retroalimentaciones escritas al final de cada sesión por todos los y las estudiantes. 

El resultado más innovador ha sido la contribución de los actos comunicativos más allá de las palabras al trabajo conjunto del grupo, influyendo positivamente tanto en la calidad del aprendizaje como de las relaciones personales. El segundo resultado relevante es cómo la calidad de los actos comunicativos se ha visto favorecida por la inclusión de la evidencia científica de impacto social. Este hecho, demostrado ya en multitud de investigaciones, cobra mucha relevancia, ya que cuando se trata de replicar situaciones de aprendizaje dialógico que no contemplan la inclusión de la evidencia científica o contenidos literarios, musicales, culturales, con reconocimiento universal por su calidad, no se llega a producir la mejora esperada y deseada en el aprendizaje. Ya se sabe en la literatura científica que la educación dialógica que incluye las evidencias científicas de impacto social en los diálogos es la que más mejora y acelera los aprendizajes, pero esta investigación aporta un nuevo descubrimiento: y es que basar el aprendizaje en la evidencia científica de impacto social también promueve la calidad de los actos comunicativos en el aula. 

Los resultados muestran que, en esos dos seminarios, la enseñanza dialógica basada en actos comunicativos que van más allá de los actos de habla, con un diálogo que incluye la evidencia científica de impacto social, genera una alta valoración de todos los y las estudiantes sobre los aprendizajes obtenidos, las transformaciones que puede generar con ello en los proyectos educativos y, en algunos casos, las transformaciones de los mismos. Experiencias como ésta, nos indican de manera inequívoca que la formación inicial docente debe estar basada siempre en estas evidencias científicas de impacto social. De esta forma, el día de mañana, las aulas se convertirán en lugares en los que se fomente un aprendizaje de máximos y se produzcan las transformaciones sociales capaces de mejorar el mundo a través de las interacciones dialógicas.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación