La violencia de género en línea, impulsada por la tecnología, representa una amenaza creciente para la seguridad de mujeres y niñas. Este fenómeno abarca actos cometidos o amplificados digitalmente que causan daño físico, sexual, psicológico o económico debido al género. Desde abusos de imágenes íntimas hasta acoso en línea y deepfakes, estas formas de violencia son parte de un patrón más amplio que se manifiesta tanto en línea como fuera de ella.

La magnitud de este problema es significante. Según el Instituto de Estudios para el Desarrollo, entre el 16 y el 58 por ciento de las mujeres han experimentado violencia de género en línea. El 38 por ciento ha sufrido violencia en línea, y el 85 por ciento de las mujeres en línea han presenciado violencia digital contra otras mujeres. Este fenómeno afecta a mujeres y niñas en toda su diversidad, pero grupos como mujeres con discapacidades, mujeres negras e indígenas, y personas LGBTIQ+ enfrentan un riesgo elevado.

Es urgente abordar este problema mediante la cooperación entre gobiernos, el sector tecnológico y organizaciones de derechos de las mujeres. UN Women lidera iniciativas para prevenir y responder a la violencia digital de género, pero se necesita acción colectiva para crear un entorno digital seguro y libre de violencia.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación