En un firme compromiso con los derechos y la protección de la infancia, la Unión Europea (UE) ha consolidado su enfoque a lo largo de diversas iniciativas, situando a las niñas y niños en el centro de su agenda política. El Parlamento Europeo, en colaboración con la Comisión Europea, agencias de la UE y otros organismos, ha establecido la protección y promoción de los derechos de la infancia como uno de sus principales objetivos. Este compromiso está consagrado en el artículo 3 del Tratado de Lisboa y en la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE.

La UE ha intensificado sus esfuerzos mediante la designación de una persona coordinadora dedicada a los derechos de la infancia, quien actúa como punto de contacto central para supervisar la inclusión de los derechos infantiles en las políticas y legislaciones de la UE. La estrategia 2021-2024 sobre los derechos de la infancia, adoptada en marzo de 2021, marca un hito importante al abordar cuestiones cruciales como la pobreza, la exclusión social y la discriminación que afecta a la infancia.

En la lucha contra el trabajo infantil, la UE ha adoptado medidas contundentes, posicionándose en octubre de 2023 sobre la prohibición de productos fabricados con mano de obra forzada en su mercado. Asimismo, la protección en línea es una prioridad, con el Parlamento trabajando en normas para prevenir y detener el abuso sexual infantil en internet, garantizando al mismo tiempo la privacidad.

El compromiso de la UE se extiende a la prevención de la trata de seres humanos, reconociendo la vulnerabilidad de las niñas y niños y proponiendo medidas más sólidas para proteger a las víctimas. La identificación y registro de niñas y niños en zonas de conflicto, como evidenciado durante la guerra en Ucrania, se han destacado como cruciales para prevenir abusos adicionales.

La seguridad de los juguetes, los videojuegos y la promoción de hábitos alimentarios saludables en las escuelas también ocupan un lugar destacado en la agenda de la UE. Con regulaciones actualizadas y propuestas para abordar desafíos contemporáneos, la UE demuestra un compromiso integral hacia el bienestar y el futuro de los niños, sentando las bases para un entorno donde puedan prosperar, protegidos y empoderados.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación