El crecimiento exponencial del turismo en la era moderna ha planteado desafíos preocupantes como lo es la protección de la infancia. En un esfuerzo por abordar un tema crucial de cara a la erradicación de la violencia y el abuso contra las niñas y los niños, la Oficina del Representante Especial del Secretario General sobre la Violencia contra la Infancia, ha lanzado el informe Rethinking Travel and Tourism a través del que subraya la importancia de poner la protección infantil en el centro de la sostenibilidad del turismo. 

Este informe plantea una serie de preocupaciones fundamentales sobre la forma en que afecta y el impacto de la industria del turismo en las personas menores. Analiza los riesgos que sufren y que van desde la explotación laboral hasta formas más insidiosas de violencia y abuso, reconociendo que el turismo sostenible no podrá serlo hasta que no incluyamos en este marco el garante de los derechos fundamentales y la protección hacia sus ciudadanas y ciudadanos más jóvenes. Este informe se posiciona en pro de un cambio de enfoque radical en la mentalidad y prácticas propias de la industria y destaca aspectos como por ejemplo, la necesidad de una mayor conciencia y capacitación en todos los niveles del sector. Esto es desde operadores turísticos hasta los viajeros individuales, todo el mundo debe estar concienciado y tener el conocimiento necesario para reconocer y prevenir cualquier forma de abuso infantil. 

Así mismo, el informe aboga por una colaboración más estrecha entre gobiernos, operadores turísticos y organizaciones no gubernamentales. La creación de políticas y regulaciones más estrictas y que éstas sean respaldadas por una aplicación rigurosa de la ley. Además el documento insiste en la importancia de la transparencia y la rendición de cuentas como elementos fundamentales a la hora de construir una industria que realmente sea proactiva y ponga en primer plano la protección de la infancia.     

Una aportación de este análisis es la llamada a la acción dirigida a las personas consumidoras y a la sociedad general animándoles a que elijan empresas y destinos que demuestren un compromiso claro contra la violencia y el abuso hacia las niñas y los niños e ir generando un cambio y transformación también desde el imaginario social en la forma en que se concibe el turismo.

Una visión que aporta a la reflexión sobre cómo transformar el turismo en una fuerza positiva y sostenible erradicando su impacto negativo en la infancia de cualquier parte del mundo y convirtiéndose en una fuerza que beneficie a las comunidades locales y proteja a las generaciones futuras.  

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación