En 2022, Nigeria ocupó el puesto 123 de 146 países en el índice de brecha de genero del Foro Económico Mundial, lo que subraya importante disparidades y desigualdades de género en varios aspectos del país. En cifras, solo 60,5 millones de personas participan activamente en la fuerza laboral, de una población de cerca de los 225 millones. Según el Banco mundial la tasa de participación de la mujeres en la fuerza laboral en 2022 fue del 5%, mientras que para los hombre se situó en el 65%. Ante esta situación, muchas mujeres están luchando contra estos prejuicios para aceptar trabajos mejor remunerados. 

Una realidad en un mundo cambiante que está empoderando a las mujeres a tomar partido y comenzar a romper con los estereotipos que les oprimen y limitan sus oportunidades laborales. Según informa The Guardian, Ejiro Umukoro, defensora de los derechos de las mujeres, apunta que las segregación laboral por sexos ha sido una práctica laboral habitual desde hace mucho tiempo en Nigeria. Pero la sociedad de la información y la tecnología está contribuyendo a cambiar estas historias, en las que el patriarcado ya no se sostiene. Los cambios de las normas sociales y estereotipos de género en las sociedades, cada vez más dialógicas en todo el mundo, está comportando en este país a que las mujeres entren en el mercado laboral para contribuir a la economía familiar, asumiendo nuevos desafíos. 

Consecuentemente, la nueva provisión de oportunidades para las mujeres también está favoreciendo que ocupen posiciones de liderazgo por primera vez en la historia. Como, por ejemplo, de comisionadas en el gobierno local. Sin embargo, sigue siendo un país con una baja participación de las mujeres en la política, y, por ello, en los procesos de toma de decisiones.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación