Envato

Anualmente, 245 millones de mujeres y niñas mayores de 15 años se enfrentan a la violencia física y/o sexual de sus parejas íntimas, y Europa no está exenta de esta crisis. El informe de Eurostat de 2018 revela que, en 14 Estados miembros de la UE, más de 600 mujeres fueron víctimas de asesinato por parte de un compañero íntimo o un familiar, y que el 35% de estos incidentes se produjeron dentro de sus propios hogares.

El Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, hace hincapié en la urgencia de la situación y afirma: “La violencia contra las mujeres es una horrible violación de los derechos humanos, una crisis de salud pública y un gran obstáculo para el desarrollo sostenible. Es persistente, generalizada y está empeorando”.

El Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer sirve tanto de llamada a la concienciación como de llamamiento a la acción contra la violencia sistémica que sufren las mujeres. En toda Europa, los países están reconociendo la dura realidad e ideando estrategias para combatir este problema omnipresente.

En Francia, a pesar del compromiso del presidente Emmanuel Macron con la igualdad de género, los casos de violencia doméstica aumentaron un 15% en 2022, con más de 244.000 víctimas denunciadas. El gobierno está reforzando su compromiso con un aumento sustancial del presupuesto para 2023.

Bélgica ha promulgado la ley #StopFéminicide, convirtiéndose en el primer país europeo con una legislación integral contra el feminicidio. Los Países Bajos abordan el acoso callejero con la campaña Calles Seguras, mientras que Luxemburgo revela estadísticas alarmantes: dos tercios de las mujeres sufrirán algún tipo de violencia en 2022.

Inglaterra, Gales e Irlanda responden al maltrato doméstico con legislación y estrategias nacionales. Grecia informó de un aumento de las denuncias policiales por violencia doméstica en 2021, y los países nórdicos, a pesar de ser líderes en igualdad de género, se enfrentan a altos índices de violencia de pareja contra las mujeres.

Portugal informó de más de 30.000 casos de violencia doméstica en 2022, e Italia sigue siendo testigo de más de 100 homicidios de mujeres al año. Estas instantáneas europeas ilustran no sólo la prevalencia de la violencia contra las mujeres, sino también los esfuerzos concertados para abordarla. El aumento de los presupuestos, la legislación pionera, las campañas nacionales y las estrategias integrales señalan un mensaje claro: la lucha contra la violencia de género se está intensificando, y las naciones están dedicando recursos y poder legislativo para salvaguardar los derechos y el bienestar de las mujeres.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación