Cada año, más de 3.000 mujeres en Europa son víctimas de violencia mortal a manos de sus parejas o familiares, y otras innumerables soportan diversas formas de daño y acoso. La amenaza de la violencia contra las mujeres y las niñas persiste tanto en línea como fuera de ella, y abarca el abuso físico, sexual, psicológico, económico y la explotación.

En todo el mundo, una de cada tres mujeres, incluidas las de la UE, ha sufrido violencia física o sexual al menos una vez en su vida. Trágicamente, al menos dos mujeres a la semana encuentran la muerte en la UE debido a la violencia ejercida por su pareja o su familia. En la UE, el 32% de los autores de acoso sexual proceden de contextos laborales.

Este ciclo de violencia debe cesar. Todos los años, el 25 de noviembre, la UE celebra el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, reafirmando su compromiso de erradicar este tipo de violencia dentro y fuera de sus fronteras. La UE aboga por la solidaridad con las víctimas y las supervivientes, haciendo hincapié en la urgencia de una acción colectiva.

Para contrarrestar la violencia de género y doméstica, la UE emplea medidas legislativas, iniciativas prácticas y apoyo financiero. En 2022, la Comisión propuso la primera ley a escala de la UE contra la violencia de género y doméstica. La propuesta pretende penalizar las formas más graves de violencia, como la violación, la mutilación genital femenina y la ciberviolencia de género, como el ciberacoso y el intercambio no consentido de imágenes íntimas. La adhesión de la UE al Convenio de Estambul en 2023 representa un avance significativo hacia la eliminación de la violencia contra las mujeres, subrayando el compromiso de intensificar los esfuerzos en sus 27 Estados miembros.

La Comisión Europea defiende firmemente la opinión de que la violencia contra las mujeres es intolerable. Sigue dedicada a fomentar una sociedad en la que dicha violencia se prevenga, se condene y se persiga.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación