Una encuesta realizada por el sindicato Unite ha revelado que las trabajadoras se ven obligadas a utilizar aseos sucios, y algunas revelan la ausencia de tales instalaciones en sus lugares de trabajo. 

De más de 12.000 mujeres encuestadas, sólo el 14% declaró tener acceso ocasional a los aseos del lugar de trabajo, mientras que el 1% declaró no tenerlo nunca. Casi la mitad de las trabajadoras de autobuses indicaron tener acceso esporádico a los aseos.  Algunas encuestadas describieron haber sufrido infecciones urinarias y haber cogido bajas por enfermedad debido a la imposibilidad de utilizar los aseos cuando lo necesitaban. Las quejas incluían aseos rotos que permanecían sin arreglar durante largos periodos, disposiciones inadecuadas para las trabajadoras y condiciones insalubres en entornos dominados por hombres. 

En cuanto a la limpieza, el 17% dijo que las instalaciones estaban ocasionalmente a la altura de las normas, mientras que el 2% afirmó no haber tenido nunca acceso a instalaciones limpias. La encuesta también puso de relieve los problemas en el transporte aéreo civil, ya que el 27% afirmó tener acceso esporádico a aseos limpios. Unite hizo hincapié en la obligación legal de los empleadores de proporcionar aseos limpios y accesibles, calificando de “vergüenza nacional” la falta de “dignidad de los aseos” en el trabajo. La secretaria general de Unite, Sharon Graham, consideró la situación un grave problema industria, según informa Skynews.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación