canvaº

Un estudio reciente revela que las mujeres militares británicas que denuncian agresiones sexuales se enfrentan al ostracismo y a medidas disciplinarias por infracciones menores de las normas. La cultura militar, descrita como “misógina y tóxica” con un ambiente “ladino”, determina la forma en que se gestionan estos incidentes, según la investigación publicada en la revista Royal United Services Institution Journal y, posteriormente difundida por The Guardian.

La Dra. Harriet Gray, autora principal del departamento de política y relaciones internacionales de la Universidad de York, señala que la mayoría de las mujeres entrevistadas experimentaron castigos por infracciones de las normas en lugar de recibir apoyo tras denunciar los incidentes, lo que provocó sentimientos de traición. Esta investigación sigue a un informe de The Guardian en el que 60 mujeres de alto rango del Ministerio de Defensa detallaban una cultura “hostil” y “tóxica”, que incluía denuncias de agresiones sexuales, acoso y abusos por parte de colegas masculinos.

Emma Norton, directora del Centro para la Justicia Militar, afirma que el estudio ilustra la experiencia común de las mujeres que se enfrentan a la humillación, la incredulidad, la culpa, la vergüenza y el ostracismo tras denunciar una agresión sexual. Subraya la profunda traición institucional por parte de una institución más centrada en preservar su reputación que en hacer lo correcto.

Una antigua técnica de la RAF citada en la investigación compartió su experiencia de ser reprendida por denunciar una agresión sexual, con el oficial al mando priorizando el cuestionamiento de sus acciones sobre el ofrecimiento de apoyo. A pesar de ganar un tribunal laboral contra el Ministerio de Defensa, expresó sentirse castigada por buscar ayuda y describió una cultura de misoginia omnipresente a lo largo de su carrera.

El estudio, la primera exploración empírica revisada por pares de las experiencias de agresión sexual en las fuerzas armadas del Reino Unido, utilizó entrevistas en profundidad con seis mujeres militares que habían sufrido violencia sexual. Las víctimas informaron de un enfoque centrado en proteger la reputación del ejército, con respuestas dirigidas a mantener el funcionamiento normal por encima de las necesidades de las supervivientes.

Aunque reconoce algunos cambios en las políticas, la Dra. Gray hace hincapié en la necesidad de abordar la raíz del problema, la cultura “ladina”, para tratar con eficacia las agresiones sexuales en el ejército. Las mujeres entrevistadas revelaron una cultura que da prioridad a los intereses de la organización sobre el bienestar de las supervivientes, con casos de eliminación de pruebas y ostracismo para las que hablaban. El Ministerio de Defensa afirma su compromiso de abordar las ofensas sexuales, investigar todas las acusaciones con seriedad y aplicar medidas para combatir los comportamientos inaceptables.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación