canva

El índice de fecundidad en España es el más bajo de Europa, y el más bajo de los últimos ocho años. La maternidad tardía, de mujeres entre los 45 y 49 años ha aumentado en un 17%, y entre las que superan los 50 años ha crecido en un 53%. Un conjunto de datos que invitan a hacerse preguntas.

¿A las mujeres y los hombres que no desean tener descendencia les mueve la comodidad, el hedonismo de vivir sin las obligaciones y la responsabilidad que genera la prole? O quizás sea por razones económicas. O quizás por la desconfianza en un futuro que merezca la pena ser vivido. ¿Qué les espera a las nuevas generaciones en el seno de un planeta inmerso en una crisis climática letal y en unas crisis bélicas sin freno? ¿Resulta recomendable traer hijas o hijos a un mundo gobernado por seres que son estúpidos, o bien codiciosos, o bien malvados, de cualquier forma, nefastos? ¿Acaso los nuevos habitantes que trajeran a la Tierra serían capaces de salvarla o tal vez continuarían sometidos al terror, o tal vez se convertirían ellos mismos en gobernantes perversos?

Elucubraciones respecto de una realidad indiscutible, la de que en Occidente la natalidad se halla a años luz en cuanto a la de países como los africanos. El índice español de 1,19 contrasta con el 6,16 de la República Democrática del Congo, el 5,96 de Mali o el 5,30 de Angola. Ni la miseria ni los enfrentamientos armados son capaces de limitar los nacimientos cuando ni los anticonceptivos ni los abortos se hallan presentes. El desequilibrio global en todos los aspectos nos define, y el porvenir al cual nos enfrentamos, lejos de ser acogedor resulta amenazante. En lugar de hablar de paz solo se habla de armamento. Para salvar el medioambiente, adopción de placas solares, parques eólicos, vehículos eléctricos, en tanto que la guerra en Ucrania, además de matar, contamina a diario exponencialmente. ¡Cuánta necedad!… Tan solo los no nacidos se hallarán a salvo. Este es el posible razonamiento de quienes se niegan a ser madres o padres.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación