El Banco Mundial (WBC por sus siglas en inglés)  ha lanzado recientemente su Estrategia de Género 2024-2030, marcando así un hito significativo en su compromiso para abordar la desigualdad de género y especialmente, para poner fin a la violencia de género en todo el mundo. Innovación, financiamiento y acción colectiva son los tres pilares fundamentales a partir de los cuales pretende abordar la violencia contra las mujeres y las niñas en todo el mundo de manera más efectiva. 

En primer lugar se necesita innovación. La innovación bien entendida es un componente clave ya que según WBC, las soluciones tradicionales ya no son suficientes para abordar la compleja y arraigada problemática de la violencia de género y por ello, se compromete a impulsar la innovación en la investigación, la recopilación de datos y la implementación de políticas y programas. Además la incorporación de las tecnologías emergentes, como la inteligencia artificial y el análisis de datos, puede mejorar la detección y prevención de la violencia de género. 

En segundo lugar, financiamiento ya que sin una inversión que se ajuste, las buenas intenciones se quedan sólo en una mera declaración. En la nueva Estrategia, WBC reconoce la importancia crítica del financiamiento en la lucha contra la violencia de género. El Banco Mundial se compromete también a aumentar la inversión en proyectos y programas que promuevan la igualdad de género y combatan la violencia de género. Movilizará recursos adicionales a través de asociaciones con gobiernos, organizaciones no gubernamentales y el sector privado. Esta colaboración pretende ampliar el impacto de las inversiones y asegurar que esos fondos económicos se usen de forma eficiente y efectiva. 

En tercer lugar es crucial la acción colectiva y un enfoque global. La violencia de género no conoce de fronteras y es un problema que afecta a millones de mujeres y niñas en todo el mundo. Es por ello que WBC aboga por fomentar la colaboración entre países, organizaciones internacionales y la sociedad civil. Se necesita del conjunto de las sociedades para erradicar esta lacra y promoverá la coordinación entre diferentes agentes de cambio así como que las prácticas que dan éxito lleguen a todo el mundo. El Banco Mundial reconoce en la Estrategia la importancia de incluir voces diversas en la toma de decisiones, asegurando que la perspectiva de género sea el centro del enfoque en todas las iniciativas. 

Buenas noticias para el movimiento por la superación de la violencia de género cuyo éxito dependerá no sólo de la financiación o la colaboración internacional sino -y en coherencia con la publicación de DF hace escasos días-  de en qué medida se incorporen a las acciones y la innovación tecnológica las evidencias de impacto social, aquellas cuya implementación demuestra mejorar la vida de todas las personas.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación