En los últimos años, los gobiernos y la sociedad en su conjunto demandan cada vez más que las ciencias demuestren los beneficios que resultan de las diferentes investigaciones y que, de esta forma, rindan cuentas acerca de en qué medida sus resultados han servido o no para mejorar las vidas de las personas en diferentes campos.

Desde hace décadas contamos con evidencias que demuestran que, en la investigación, la Metodología Comunicativa tiene impacto a todos los niveles: social, político y científico. En concreto, el artículo Reaching Social Impact through Communicative Methodology. Researching with rather than on vulnerable populations: The roma case, publicado en la revista científica ‘Frontiers in Education’, muestra cómo es posible lograr el máximo impacto social a través de la Metodología Comunicativa prestando especial atención a los efectos de esta cuando se utiliza para desarrollar investigaciones con poblaciones vulnerables.

En primer lugar, se ofrece una revisión de los sesgos de investigaciones que han producido un impacto negativo en poblaciones vulnerables promoviendo o reproduciendo estereotipos racistas modernos o posmodernos y excluyendo sus voces de los estudios realizados. En segundo lugar, se presentan los postulados teóricos de la metodología comunicativa que se aplican al realizar investigaciones con poblaciones vulnerables (universalidad del lenguaje y la acción, concepción de todas las personas como agentes sociales transformadores, racionalidad comunicativa, sentido común, abolición de la jerarquía interpretativa, igual nivel epistemológico y conocimiento dialógico). En tercer lugar, se describen los procedimientos de la metodología comunicativa, es decir, la organización comunicativa de la investigación a través de equipos de investigación multiculturales y diversos, comités asesores, grupos de trabajo o reuniones plenarias; la recopilación comunicativa de datos mediante historias comunicativas de vida cotidiana, grupos focales u observación comunicativa; y el análisis comunicativo de los datos con orientación transformadora.

De este modo, las mejoras en relación con los objetivos declarados para la sociedad, es decir, el impacto social, está integrado en la metodología comunicativa y contribuye a la transformación social y educativa de la realidad y a mejorar la vida de las poblaciones vulnerables a través de su participación directa y activa.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación