Tras cuatro meses de conflicto Sudán se enfrenta a los niveles más altos de inseguridad alimentaria, por lo que  se espera que 1,5 millones de niñas y niños caigan en niveles críticos de hambre para septiembre, ante la gran dificultad que encuentran las agencias de ayuda para poder asistir a la población. 

Según los datos que ofrece Save the Children, advierte que más de 17.000 niños y niñas al día están cayendo en niveles críticos de hambre en Sudán. Un situación que valoran de alta gravedad, insistiendo que se trata de “una crisis terrible y desesperada para los niños y niñas”. En estos momentos el país cuenta con más de 4 millones de personas desplazadas, lo cual ha provocado que el país se enfrente a niveles de hambre más altos que en cualquier otro momento desde que empezaron los registros en 2012. Se estima que el 42% de la población de Sudán está afectada por los niveles altos de inseguridad alimentaria. La situación actual se describe de saqueo generalizado de mercados, tiendas, bancos, viviendas y edificios públicos ha provocado una mayor escasez de suministros esenciales, lo que ha agravado aún más la frágil inseguridad alimentaria y la malnutrición, según informa refiefweb

A lo que las personas líderes de organizaciones humanitarias piden a la comunidad internacional que actúe para detener el conflicto que “mientras la infancia de Sudán se consume”. Un país en que el 47%, es decir 23 millones, de la población son niños y niñas. Se estima que en septiembre la cifra de infancia con altos niveles de inseguridad alimentaria aguda asciende a 9,5 millones. Una situación de alta vulnerabilidad que expone a graves peligros a la infancia en Sudán, lo cual exige la intervención inmediata para proteger de manera urgente los derechos de la infancia. 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación