Cada año, observamos un aumento en el porcentaje de nuevos casos de cáncer, y esta tendencia no es coincidencia. Nuestra forma de vida ejerce una influencia significativa en la probabilidad de desarrollar enfermedades en el futuro, y la alimentación desempeña un papel crucial en ello. Según los informes de la Red Española de Registros de Cáncer, se ha registrado un total de 279.260 casos de esta enfermedad en el presente año, según el español.

Adoptar una dieta saludable no solo resulta fundamental para mantener nuestro bienestar físico en la actualidad, sino que también desempeña un papel preventivo crucial contra una amplia gama de problemas de salud que podrían surgir en las próximas etapas de la vida.

La Universidad de Harvard, en colaboración con investigadores del Brigham and Women’s Hospital, ha llevado a cabo un reciente estudio que ha revelado que las mujeres que consumen bebidas azucaradas de forma diaria enfrentan un riesgo mayor de desarrollar cáncer de hígado y de fallecer a causa de enfermedades hepáticas crónicas.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación