Haití. Wikipedia

La violencia que atraviesa actualmente Haití ha provocado un incremento de los secuestros de menores y mujeres en tan solo dos años, de acuerdo a los datos proporcionados por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). 

Este organismo internacional ha registrado casi 300 casos durante los primeros seis meses de 2023 y está preocupado por la posibilidad de que esta situación, que ya describe como “catastrófica”, continúe deteriorándose.

El patrón se repite en la mayoría de las instancias: los grupos armados secuestran a personas como rehenes para presionar por dinero, usándolos como una especie de ficha de intercambio. Gary Conille, Director Regional de UNICEF para América Latina y el Caribe, resaltó en una declaración que “las mujeres y los niños no son objetos comerciables” y expresó su extrema preocupación por la tendencia actual.

La acumulación de crisis que afecta a Haití ha llevado a que 5,2 millones de personas requiere asistencia humanitaria, casi la mitad de la población incluyendo a tres millones de menores,. Tanto el sistema de salud como el sistema educativo han sido objeto de ataques constantes, en un escenario en el que las organizaciones humanitarias encuentran dificultades para moverse libremente debido a saqueos, bloqueos de carreteras y la presencia extendida de grupos armados, especialmente en Puerto Príncipe.

UNICEF, que brinda atención médica, apoyo psicosocial y refugios seguros, ha instado de manera “urgente” a la liberación “inmediata” de todas las personas secuestradas en Haití, muchas de las cuales sufren secuelas tanto físicas como psicológicas.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación