HRW

Human Rights Watch (HRW) ha emitido una advertencia alarmante en su último informe, revelando que Haití está enfrentando un aumento en los abusos a los derechos humanos mientras las pandillas armadas aprietan su control sobre la nación. El debilitado estado haitiano está luchando por proteger a sus ciudadanos de facciones criminales brutales, lo que ha llevado a sugerencias de que fuerzas de seguridad internacionales podrían ser necesarias para restablecer el orden. HRW documentó 67 asesinatos recientes, incluyendo 11 niños y 12 mujeres, junto con más de 20 casos de violación, ya que las pandillas buscan aterrorizar a la población.

El informe destaca la urgente necesidad de acción para abordar la creciente violencia y la sensación de abandono que sienten muchos haitianos. Desde el asesinato del presidente Jovenel Moïse en 2021, Haití ha caído en el caos, dejando a millones hambrientos y vulnerables al reinado de grupos criminales. La respuesta del gobierno ha sido criticada por ser insuficiente, con afiliaciones entre la policía, el gobierno y los criminales que agravan la crisis. Ahora se insta a la comunidad internacional a tomar medidas rápidas para abordar esta catástrofe humanitaria.

Solo con políticas basadas en evidencias científicas con impacto social es posible parar tal atrocidad, un país dominado por pandillas violentas solo puede generar asesinatos, violencia hacia las mujeres, las niñas y niños, y es necesario no olvidar a Haití, y procurar también esfuerzos internacionales para promover sociedades libres de violencia en cualquier parte del mundo.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación