canva

La ciencia está aportando cada vez más evidencias de las consecuencias negativas para la salud de las relaciones esporádicas vinculadas a desprecios; estos desprecios se han normalizado tanto que incluso la víctima no los identifica como tales: coacción para hacer más de lo que ella deseaba, negar el saludo al día siguiente, hacer comentarios negativos sobre partes de su cuerpo o sobre su actividad sexual. Los principales negocios de la marcha nocturna han promocionado tanto esos ligues que resulta dificilísimo para cualquier adolescente no tener nunca ninguno. Dentro de su discurso coercitivo, tiene un papel fundamental el bulo de que esos ligues despreciativos no tienen ninguna consecuencia para las vidas más allá de esa noche o de esos cinco minutos. La ciencia dice lo contrario y por eso es fuertemente atacada por quienes colaboran voluntaria o involuntariamente con ese negocio presentando esos ligues como si fueran una práctica de la libertad.

La revista científica de la New York Academy of Medicine, una de las principales del mundo en su ámbito (JCR Q1), ha publicado recientemente un artículo describiendo las consecuencias negativas para la salud de las víctimas durante toda su vida provocadas por esa noche o esos cinco minutos. Todas las niñas y los niños, sus familiares, sus profesionales tienen derecho a saber esas evidencias, sin ese conocimiento sus decisiones no serán libres sino coaccionadas y perjudicarán seriamente las vidas de la mayoría.

Ese artículo está en el contexto de otras excelentes investigaciones que presentan evidencias como las siguientes. En un solo beso de 10 segundos se transmiten 80 millones de bacterias, la mayoría desaparecen enseguida, pero otras no.  Muchas otras recientes investigaciones han demostrado la conexión entre el aparato digestivo y el cerebro y, más concretamente, cómo las bacterias en los intestinos pueden modificar el funcionamiento y desarrollo cerebral, así como se ha visto su relación con la inflamación del organismo e incluso el cáncer. Es más, hace tan solo unos días, se ha publicado otra investigación que demuestra cómo las bacterias intestinales de la madre pueden afectar las bacterias de bebés tanto durante la gestación como después, interfiriendo en el desarrollo cerebral y rendimiento cognitivo desde el principio de la vida.

Quienes tienen estas informaciones saben que el negocio de la marcha nocturna presenta como los más deseables a quiénes más desprecian a sus víctimas que son también quienes tienen prácticas sexuales más vinculadas a la pornografía y la prostitución. Por eso, suelen tener esas informaciones en cuenta para no elegirlos y también para no elegir a quienes hayan tenido relaciones con esos. Así no solo no disminuyen su libertad sexual, sino que la aumentan porque eligen con quienes tener relaciones sin someterse al discurso coercitivo.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación