Haití. Wikipedia

UNICEF informa que en los seis primeros meses de 2023 se registraron casi 300 casos, una cifra casi equivalente a la totalidad documentada en 2022 y casi el triple de la de 2021, según ha declarado UNICEF.

Gary Conille, Director Regional de UNICEF para América Latina y el Caribe, expresó su consternación en un comunicado de prensa, en el que denunció las impactantes e inaceptables historias obtenidas por el personal de UNICEF y sus aliados en el terreno.

El alarmante aumento de los secuestros y raptos es motivo de gran preocupación y supone una amenaza significativa no sólo para la población de Haití sino también para quienes ofrecen ayuda, añadió Conille.

Los grupos armados secuestran por la fuerza a niñas /niños y mujeres en la mayoría de los casos, explotándolos para obtener beneficios económicos o estratégicos. Los que tienen la suerte de volver a casa se quedan luchando con profundas heridas físicas y psicológicas que pueden persistir durante muchos años.

Haití se enfrenta actualmente a una situación catastrófica. Aproximadamente 5,2 millones de personas, casi la mitad de la población, necesitan ayuda humanitaria, entre ellos casi tres millones de menores.

Las y los menores se ven atrapados en el fuego cruzado o son directamente atacados, mientras que las mujeres y las niñas sufren graves actos de violencia sexual. Los grupos armados infunden el terror en su búsqueda del control territorial, predominantemente en la capital, Puerto Príncipe, y en otras regiones.

El Sr. Conille subrayó que las mujeres y menores no deben ser tratados como mercancías o instrumentos de negociación y nunca deben ser sometidos a una violencia tan inimaginable. Instó a la liberación inmediata y al retorno seguro de todas las víctimas de secuestro.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación