Desde la prestigiosa revista The Lancet y, en motivo de la celebración el 9 de agosto del día internacional de las poblaciones indígenas, se insta a buscar las maneras de mejorar la salud de estas comunidades.

Las poblaciones indígenas, se ven afectadas de forma desproporcionada por la pobreza y por una peor salud. Concretamente, aquellos territorios colonizados, por los efectos generados en la salud mental por la desposesión de sus tierras, formas de vida, etc., su esperanza de vida es 20 años menor que la población no indígena.

Jóvenes indígenas están trabajando para utilizar las tecnologías para mejorar esta situación. Desde la revista se muestra que aunque la Inteligencia Artificial (IA) puede traducir gran parte del conocimiento científico a lenguas minoritarias, es fundamental una perspectiva cultural y lingüística completa.

Whisper, lanzado por OpenAI, fue entrenado con 680.000 h de audio, incluidas 1.381h de la lengua maorí para la traducción de voz a texto, que podría ayudar en la mejora de los enfoques actuales de la telemedicina. Sin embargo, Whisper ha sido criticado por no incluir a la población maorí en el desarrollo de la herramienta. Además, los datos que representan a las comunidades indígenas no son suficientes para crear herramientas de IA precisas, lo que amenaza con sesgarlas y difundir información errónea.

El fomento de la participación de pueblos indígenas en la investigación es indispensable para la mejora de su salud y bienestar. Por lo que diferentes editoriales (entre ellas Elsevier), se han comprometido a ampliar y aumentar el impacto de la investigación realizada por y sobre las comunidades indígenas.

Cualquier investigación que se realice para la mejora de la situación de las comunidades indígenas debe contar con ellas para el análisis de los datos, las aportaciones y en definitiva sobre todo aquello que concierna a sus vidas y cómo se vaya a mostrar desde la ciencia.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación