Esta semana se desvelaba un misterio sobre el sexo de una persona guerrera enterrada hace 2.000 años en las Islas Scilly, un archipiélago frente a la costa de Cornualles en el suroeste de Inglaterra. Se trata de un estudio dirigido por Historic England que llevaba desconcertados a los y las arqueólogas durante décadas debido a descubrimiento de restos humanos junto con un espejo y una espada, un contenido único. Pues hasta el momento, las espadas se asocian con entierros masculinos y los espejos con los femeninos, durante el mismo período en la Europa occidental de la Edad de Hierro, como informa Euronews

Los avances científicos de vanguardia han permitido llegar a la resolución de este enigma, a través de la técnica sofisticada desarrollada por expertos de la Universidad de California en Davis. Pues se recurrió al esmalte dental, la sustancia más dura y resistente del cuerpo humano, que transporta proteínas con los enlaces al cromosoma X o Y.  De esta forma, al extraer restos de estas proteínas de piezas minúsculas de esmalte dental de superviviente, el equipo de investigación pudo calcular con una probabilidad del 96% de que el individuo enterrado fuera mujer. Un resultado que abre las puertas a una mayor investigación de otros entierros gravemente deteriorados, pues la solidez de los resultados deja una gran interrogante ante nuevos descubrimientos que podría darse. 

Asimismo este nuevo descubrimiento podría cambiar la visión del papel de las mujeres en la Gran Bretaña de la Edad de Hierro, un época marcada por los conflictos y la guerra entre comunidades.  La Dra. Sarah Stark, bióloga del esqueleto humano en Historic England, enfatiza la importancia del contenido del entierro para comprender mejor el papel de la mujer guerrera durante la Edad de Hierro. Pues según Stark, esto podría sugerir que la participación femenina en las incursiones y otros tipos de violencia más común en la sociedad e la Edad de Hierro de lo que se ha considerado hasta el momento. Lo cual a su vez puede estar muy cercano a la explicación del surgimiento de líderes femeninas como Boudicca.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación