Unsplash

La ciencia y la tecnología están aportando grandes mejoras que nos ayudan a vivir mejor, desde el ámbito de la salud a la educación o las relaciones afectivo-sexuales, entre muchos otros campos. Un ejemplo claro de cómo los nuevos avances científicos y tecnológicos están mejorando nuestras vidas es el del desarrollo de las vacunas contra la COVID-19, liderado por mujeres como Katalin Karikó.

Otro ejemplo de mejoras en cuestiones de salud, en concreto de la salud de las mujeres, se encontró recientemente en el hospital St. Vincent de Montana (EEUU). Gracias a nuevas tecnologías de escaneo neuronal pudieron identificar aneurismas a una mujer y, de esta forma, los ha podido superar. 

En temas relacionados con las ciencias sociales, las evidencias de impacto social basadas en la teoría de la sociedad dialógica aportan claves de diferentes actuaciones de éxito que están mejorando las vidas de todas las personas, también de las mujeres.

Secciones: subportada