Estudiantes de periodismo en Indonesia están denunciado represalias tras cubrir noticias sobre agresiones sexuales.  Dichas represalias se podrían incluir como una consecuencia de la violencia de género aisladora,  puesto informar es apoyar a las víctimas y mantener el silencio es seguir apoyando a los agresores sexuales.

Según informa The Guardian, una estudiante de 23 años escribió un articulo en la revista estudiantil de la universidad denunciando las agresiones sexuales de diferentes supervivientes, donde se relataba como había 8 profesores involucrados. La universidad enseguida contactó con ella y otros estudiantes para reclamar evidencias al respecto, y la estudiante decidió proteger a sus fuentes que eran las propias supervivientes, ante su negativa de revelar las fuentes, la universidad la suspendió sus estudios. La estudiante en cambió les instó a crear una estructura de detección y prevención ante estos casos como se hace en ámbito internacional.

El colectivo estudiantil ha pedido al Consejo de Prensa de Indonesia protección ante los casos de represalia y difamación, pero las universidades se están oponiendo a ello. La estudiante, Yolanda A. de 23 años,  está intentando matricularse en otra universidad para acabar sus estudios, su motivación seguir trabajando para informar sobre la verdad y dar voz a las superivientes.

El apoyo que el propio diario The Guardian ha dado informando sobre este hecho, y la valiente posición como estudiante de periodismo es una forma de apoyar y contribuir a la superación de la violencia de género aisladora desde el periodismo.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación