Las agencias de empleo de Filipinas estafan a las mujeres que buscan trabajo en el extranjero imponiéndo tasas ilegales que se pagan mediante préstamos exorbitantes, según se desprende de entrevistas y documentos, como informa The Guardian

Las organizaciones de defensa de los derechos de los migrantes han recopilado denuncias que revelan que las agencias de empleo cobran a las solicitantes honorarios de formación y médicos por encima de los límites legalmente permitidos. Estas agencias están vinculadas a empresas financieras que conceden préstamos con tipos de interés superiores al 130%. Entre las infracciones de la legislación filipina figuran el cobro por parte de los prestamistas de intereses anuales superiores al 8% a los trabajadores extranjeros y el cobro por parte de las agencias de contratación de honorarios de colocación para empleos en el extranjero, aunque se les permite cobrar por formación y reconocimientos médicos, con un tope de 5.000 pesos (71 libras esterlinas).

 Varias víctimas denunciaron amenazas y acoso por parte de los prestamistas cuando no podían hacer frente a las obligaciones de devolución. Esta práctica explotadora afecta sobre todo a las mujeres, que constituyen una parte significativa de los filipinos que abandonan el país en busca de mejores oportunidades de empleo debido a los altos índices de pobreza.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación