Jeanne Louise Farrenc, compositora. Wikipedia

Esta compositora nació en París en mayo de 1875. Es la única mujer del siglo XIX que fue profesora del Conservatorio de París, un honor que recibió en 1842 hasta su muerte. Jeanne Louise Farrenc procedía de una familia de pintores y pintoras al servicio de la corte y su hermano era el escultor August  Dupont. 

Desde pequeña demostró un excepcional talento musical y a los quince años ingresó en el Conservatorio de París para estudiar composición y orquestación con el compositor Antonio Reicha. 

La posición de Jeanne Louise Farrenc en la historia de la música es muy importante si tenemos en cuenta que, en un contexto musical en el que las mujeres eran reconocidos primero como intérpretes y luego, a lo sumo, como compositoras de música de salón o para el teatro, ella triunfó como compositora de música de orquesta y de cámara de todos los géneros y como investigadora. Las compositoras francesas nacidas en el siglo XIX deben mucho a su labor y a las barreras que ella derribó. 

Con su marido inició la preparación de una colección,  Le trésor des pianistes, que terminó a la muerte de su marido. 

Sus primeras composiciones fueron publicadas por su marido entre 1825 y 1839, se reimprimieron algunas de ellas para la venta en Londres y Bonn. Sus Treinta estudios, publicados en 1840, fueron alabados y se consideraron “clásicos “; de hecho, pasaron a formar parte en 1845 del programa de estudios del Conservatorio de París. 

Otras  primeras obras aparecieron en 1834 y se presentaron en París, Suiza, Bélgica y Escandinavia. Más tarde escribió diversos trabajos de cámara, dos quintetos para piano, dos tríos para piano, sonatas para violín y violonchelo, un sexteto para piano y flauta y un noneto. 

El noneto, opus 38, fue presentado por primera vez por el famoso violinista Joachim, y este trabajo fue el que le dio fama y celebridad. Era una importante conquista en aquellos tiempos, sobre todo en un ambiente musical todavía volcado casi por completo en la ópera. 

Gran parte de su vida, aparte de la composición y de sus escasas ejecuciones públicas, la dedicó a la enseñanza y a la investigación musicológica. 

Jeanne Louise Farrenc recibió dos veces el premio nacional, el Chartier, en 1861 y en 1868, por sus contribuciones a la música instrumental. 

Sus trabajos orquestales siguen inéditos, tampoco se han publicado sus trabajos vocales, pero sí algunos de sus trabajos de cámara. 

Escribió también un libro titulado Traité des abréviations, publicado en 1895 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación