Esta semana se ha publicado el informe del CSIC: “Informe Mujeres Investigadoras del CSIC 2023” en el que se muestran los datos de las mujeres que trabajan en el CSIC mostrando sus situaciones en los cuatro apartados en los que ha sido divido el informe: personal, acceso y promoción, actividad investigadora y formación.

Concretamente, el informe pone su foco de atención en las mujeres que pertenecen a escalas científicas porque es dónde se ha identificado que existen unas mayores desigualades respecto el género masculino. Datos que desde los 20 años que hace que se recogen, siguen mostrando una importante brecha de género.

Según datos el informe existe una ligera mayoría en el caso de mujeres en la etapa predoctoral con un 51% del total. Pero, como siempre, la tijera vuelve a aparecer mostrando que el porcentaje de las que se convierten en titulares no supera el 43% y tan solo el 26% alcanzan el puesto de profesoras de investigación que es el nivel más alto en la carrera científica.

Aunque no se habla explícitamente en el informe del CSIC, como se ha publicado en otras ocasiones en este diario, existen evidencias de que la violencia de género o el acoso sexual es uno de los motivos que también está generando una mayor exclusión de mujeres científicas en puestos de alto cargo.

En el informe, se recoge que a pesar de las grandes aportaciones que mujeres científicas están realizando en el CSIC la brecha de género persiste. Por este motivo, desde la presidencia del CSISC se ha encargado a un equipo experto en políticas científicas y de género que realice un informe detallado para conocer exactamente le problema e identificar las causas de dicha brecha.

 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación