Desde el 15 de abril de 2023, cuando estalló el conflicto en Jartum, la violencia se ha extendido por múltiples regiones de Sudán, causando numerosas víctimas civiles y más de un millón de personas desplazadas. La UNESCO informa que en medio de este caos, las mujeres y las niñas  se enfrentan a un peligro adicional, la violencia sexual y de género.

Los conflictos contribuyen a la violencia sexual por diversos medios. Las fuerzas armadas perpetran directamente violaciones y otras formas de abuso sexual, mientras que el aumento de la inestabilidad económica y social crea las condiciones para un incremento de la explotación sexual, el tráfico y otras formas de abuso. Además, el desmoronamiento de la justicia, la sanidad y otros sistemas dificulta aún más el acceso de las supervivientes a la ayuda.

El 19 de junio, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia Sexual en los Conflictos, la UNESCO rinde homenaje a las valientes y a las organizaciones dirigidas por mujeres que lideran la lucha para apoyar a las supervivientes, exigir responsabilidades a los agresores y, en última instancia, erradicar la violencia sexual en los conflictos.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación