Manifestantes de toda Polonia salieron a la calle coreando “Dejad de matarnos” en protesta en Polonia por la muerte de una mujer embaraza en el Hospital.  El Defensor del Pueblo Bartłomiej Chmielowiec considera que el hospital no informó a Dorota Lalik, de 33 años, de que su vida podía salvarse abortando. Por ello, señala que el hospital violó los derechos de la mujer al ocultarle esta información, como informa The Guardian.

Lalik falleció  el 24 mayo en el hospital de Nowy Targ, situado en el sur de Polonia. Este incidente se repitio en 2021, cuando una mujer de 30 años murió en circunstancias similares tras negársele un aborto. El caso provocó protestas generalizadas y llamó la atención sobre el impacto de una sentencia de 2020 sobre los embarazos con complicaciones.

El aborto en Polonia es legal si el embarazo supone un riesgo para la salud o la vida de la embarazada o es consecuencia de un delito como la violación o el incesto. Sin embargo, en 2020, el Tribunal Constitucional de Polonia declaró inconstitucional el aborto por anomalías fetales. Esta sentencia ha tenido un efecto negativo en los médicos polacos, ya que practicar un aborto demasiado temprano sin pruebas claras de que se pone en peligro a la madre puede acarrear hasta tres años de prisión.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación