Las fuentes consultadas por el DF coinciden en que el “intelectual crítico” (al que llamaremos A) estaba dudando de si había acertado aceptando la propuesta de la representante institucional (a la cual llamaremos B). Por un lado, estaba contento del lujoso trato recibido y ese era el criterio con el que aceptada participar o no en un evento; por otro lado, temía que le afectara en el futuro ser destacado junto con C como los dos principales speakers del evento, puesto que C era muy bien conocido en ese ambiente de “intelectuales críticos” por sus compulsivos acosos sexuales. Sabía muy bien que quienes eran de verdad intelectualidad crítica apoyaban a las víctimas.

Se tranquilizó cuando B proporcionó a ambos todo un arsenal de violencia de género aisladora contra las víctimas y quienes las apoyaban. Se convirtió él mismo en un activo propagador de las calumnias que formaban parte de esa violencia de género aisladora. Esperaba destruir así toda posibilidad de crítica a la violencia de género y a la violencia de género aisladora que ejercían su ambiente de “intelectualidad crítica”.

Las fuentes consultadas también coinciden en que se equivocó, como otros muchos que actúan contra las víctimas, es listillo pero no inteligente. Pronto salieron a la luz los acosos sexuales de C y de su ambiente. Todas las instituciones e intelectuales de prestigio que habían tenido algún tipo de relación con C declararon públicamente su rechazo a los acosos y que no volverían a tener relación con él. A y B no lo hicieron por razones obvias. Viendo el comportamiento de A, muchas de las personas que le seguían comenzaron a rechazarlo y a abrir los ojos sobre los libros que habían comprado o citado de él sin leerlos; de repente, comenzaron a descubrir que no los entendían ni leían porque no había nada que entender. Eran puro bla, bla, bla de palabras rebuscadas que no decían nada. Quería quedar para la historia como un gran intelectual transformador, pero ni él ni sus libros han transformado nunca nada y ya todo el mundo va sabiendo su postura respecto de la violencia de género aisladora.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación