piabay

Titular: La Comisión Europea y Google acuerdan un pacto voluntario sobre Inteligencia Artificial mientras se negocia la legislación

En Bruselas, el consejero delegado de Google, Sundar Pichai, se reúne con comisarios europeos y anuncia un pacto voluntario sobre Inteligencia Artificial (IA) entre la Comisión Europea y Google. Este acuerdo tiene como objetivo mitigar los riesgos asociados a la rápida evolución de esta tecnología hasta que se apruebe una legislación adecuada. Según el comisario europeo de Mercado Interior, Thierry Breton, se espera que la tecnología en Europa cumpla con las normas de protección de datos, seguridad online e inteligencia artificial.

Breton y Pichai han acordado que no pueden esperar a que la regulación de la IA sea plenamente aplicable, por lo que trabajarán junto con todos los desarrolladores de IA para establecer un Pacto de IA de forma voluntaria antes de la fecha límite legal. Aunque los detalles específicos del pacto aún no están claros, se espera que involucre a todas las grandes empresas que trabajan en el campo de la IA, tanto dentro como fuera de Europa.

El debate sobre la IA ha cobrado mayor relevancia debido a la explosión en el mercado de los chatbots, como el modelo fundacional ChatGPT desarrollado por OpenAI y Bard de Google. Estos modelos han suscitado preocupaciones sobre la parcialidad, la incitación al odio, las noticias falsas, la propaganda estatal, la suplantación de identidad, las violaciones de la propiedad intelectual y los despidos laborales. ChatGPT fue temporalmente prohibido en Italia debido a problemas de privacidad de datos.

La Ley de Inteligencia Artificial, considerada la primera del mundo, se encuentra actualmente en negociación en Bruselas. La ley busca regular esta tecnología dividiendo los sistemas de IA en cuatro categorías según el riesgo que representen para la sociedad. Aunque se espera que las negociaciones concluyan antes de finales de año, la ley incluye un periodo de gracia de hasta tres años para permitir a las empresas tecnológicas adaptarse al nuevo marco jurídico.

Ante esta situación, el pacto voluntario anunciado por la Comisión Europea y Google pretende servir de preludio y llenar el vacío legislativo durante ese periodo de adaptación. Sin embargo, su carácter voluntario limitará su alcance y eficacia. El comisario Breton ha defendido la necesidad de contar con un reglamento intermedio que incluya las “líneas generales” de la Ley de IA y ha mencionado la posibilidad de “etiquetar” los sistemas de IA como parte de las medidas de protección.

Los planes de Breton contrastan con las declaraciones de Sam Altman, consejero delegado de OpenAI, quien ha afirmado que su empresa podría considerar abandonar el mercado europeo si no puede cumplir con la Ley de IA. Aunque se espera que se realicen modificaciones al borrador actual de la ley, la discusión sobre su regulación continúa.

Secciones: subportada