Los sofocos durante la menopausia pueden resultar en un rubor exagerado, sudoración e incluso escalofríos. Estos repentinos cambios en la temperatura corporal alteran la calidad de vida de las mujeres que transitan desde su etapa fértil hacia la menopausia. Hasta ahora, la única opción para aliviar estos síntomas era buscar un abanico o un lugar donde refugiarse durante estos episodios.

Sin embargo, como informa diario El Mundo, en Estados Unidos, las mujeres ahora tienen otra alternativa: un fármaco llamado fezolinetant. A diferencia de la suplementación de estrógenos, que es el enfoque actual, algunas mujeres no pueden o no desean utilizar este tipo de tratamiento, especialmente aquellas que han sobrevivido al cáncer de mama.

“En este caso, el producto aprobado por la FDA nos brinda una herramienta adicional para agregar a nuestro arsenal terapéutico, para el cuidado de la salud de un gran número de mujeres que, por diversas razones, no pueden beneficiarse de la terapia hormonal de la menopausia”, explica María Fasero, portavoz de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM).

Los sofocos afectan a aproximadamente el 80% de las mujeres, y alrededor del 25% de ellas los experimenta con frecuencia y gravedad. No solo las mujeres en la etapa de la menopausia sufren estos síntomas, sino también aquellas con un perfil de riesgo especial, como las sobrevivientes de cáncer de mama que reciben tratamiento de anulación hormonal.

María Fasero, coordinadora y fundadora de la Unidad de Menopausia Saludable del Hospital de la Zarzuela, lamenta que todavía falte tiempo para que este nuevo recurso llegue a Europa y, en particular, a España. “Aún quedan numerosas barreras por superar. Para que un producto se comercialice en España, debe obtener la aprobación de la EMA (Agencia Europea del Medicamento), lo cual se espera para finales de año. Después, se necesita la aprobación de la Aemps (Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios) en España. Por lo tanto, todavía queda un largo camino hasta que esté disponible aquí”.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación