La promoción de la salud mental en la infancia y en la adolescencia es cada vez más importante debido al aumento global en la prevalencia de problemas de salud mental en este grupo poblacional. En este sentido, el Plan de Acción de Salud Mental de la OMS 2013-2020 enfatiza la relevancia del desarrollo de habilidades para manejar pensamientos y emociones, construir relaciones sociales y la aptitud para el aprendizaje como elementos críticos en las intervenciones de salud mental dirigidas a niños, niñas y jóvenes.

En relación con esto, el estudio Children and Adolescents Mental Health: A Systematic Review of Interaction-Based, publicado en la revista científica “Frontiers in Psychology”, examinó los efectos de diversas intervenciones en salud mental llevadas a cabo en escuelas y comunidades basadas en la interacción entre diferentes agentes involucrados en la educación de niños, niñas y adolescentes, y sus efectos en la salud mental de los y las participantes.

Los resultados del estudio son alentadores, ya que informan de los beneficios tanto para los y las estudiantes con problemas de salud mental como para los y las participantes sin estos problemas. Específicamente, las intervenciones llevadas a cabo en escuelas y comunidades que enfatizan el fomento de interacciones de apoyo, han beneficiado a los niños, niñas y adolescentes en diferentes aspectos, incluyendo efectos positivos en el tratamiento y prevención de trastornos afectivos como la depresión y la ansiedad, mejoras en aspectos relacionados con la agresión y los problemas de comportamiento, y fortalecimiento de los aspectos psicológicos relacionados con el bienestar, como el autoconcepto, la autoestima, la autoeficacia y el empoderamiento, entre otros.

Además, el estudio destaca que la participación en actividades organizadas por organizaciones comunitarias tiene un impacto positivo en el desarrollo de habilidades y en el empoderamiento personal de los y las participantes. En conclusión, los resultados de este estudio evidencian que las intervenciones basadas en la interacción y el apoyo entre diferentes agentes involucrados en la educación de niños, niñas y adolescentes pueden tener un impacto significativo y positivo en la salud mental y el bienestar de este grupo poblacional.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación